Oportunidades de la digitalización en el entorno rural

Oportunidades de la digitalización en el entorno rural

El pasado 20 de mayo se celebró en Ares (A Coruña) la sesión titulada “Oportunidades de la digitalización para el entorno rural”. Este encuentro fue el inicio del ciclo de Aulas Rurales en colaboración con la Red Española para el Desarrollo Sostenible (REDS) y su grupo de Ruralidad.

Esta sesión contó con varios ponentes, llevando a cabo la presentación la patrona de la Fundación Gabeiras, Patricia Gaberias. El primero de los participantes fue Alfons Martinell Sempere, director honorífico de la Cátedra Unesco «Políticas Culturales y Cooperación» y director del Grupo de trabajo sobre Cultura y Desarrollo Sostenible de REDS. Le siguió Susana de la Sierra, profesora de Derecho Administrativo en la Universidad de Castilla-La Mancha y redactora de la Carta de Derechos Digitales, José María Pernas Alonso, Abogado senior IDEA y profesor en la Universidad Carlos III de Madrid, y Luis Fernández Martín, abogado en Gabeiras & Asociados.

El encuentro estuvo dedicado a tratar la digitalización del medio rural. El eje central de la sesión fue la reflexión sobre la brecha digital que sufren estos entornos rurales con respecto a los urbanos, así como qué oportunidades ofrecen las diferentes convocatorias de ayudas destinadas a la digitalización.

Alfons Martinell Sempere manifestó la problemática que supone para los entornos rurales la creciente brecha digital con respecto a los entornos urbanos y como la situación está derivando a un mayor centralismo. Como solución propuso que las zonas descentralizadas tuvieran una mayor autonomía para resolver sus problemas, no sin dejar de lado la cooperación a nivel global. Según Martinell, el discurso de lo local y lo global está adquiriendo una nueva dimensión debido a la unión de ambas posiciones. Sin embargo, el ponente opina que no están tan unidos, siendo lo local la base de la satisfacción de las necesidades de los ciudadanos (vivienda, medioambiente, educación, etc.).

Destacó la convivencia que surge entre la vida cultural y la vida local. La vida cultural no deja de ser un derecho, por lo que se deben fomentar políticas culturales. Esto lleva al concepto de servicios culturales mínimos, que el Estado debe garantizar a los ciudadanos. Es por ello que hay que definir qué son estos servicios con respecto a los contextos urbanos o rurales. “La garantía de los servicios mínimos culturales es que cualquier ciudadano, esté donde esté tterritorialmente tenga garantizado una serie de servicios culturales mínimos” alegó el ponente.

Le siguió la intervención de Susana de la Sierra, comenzando con una reflexión sobre cómo la digitalización es uno de los vehículos para llegar a la globalización, transcurriendo nuestras vidas en este entorno digital. Como punto negativo de la digitalización, de la Sierra destacó las desigualdades que se crean, especialmente las denominadas brechas digitales en diversos ámbitos.

Para abordar el tema de los derechos de la ciudadanía en este nuevo contexto digital, se promovió un grupo de trabajo de expertos bajo la dirección del Gobierno de España del que de la Sierra fue parte integrante. Fruto del trabajo de este grupo ha sido la Carta de Derechos Digitales, que como apuntillaba la ponente, no es una norma, pero tiene el potencial de serlo. De la Sierra apuesta por que la Carta sea una norma y se le pueda exigir a los poderes públicos que la cumplan, para así entre otras cosas, garantizar la igualdad de los ciudadanos y la reducción de esta brecha digital en entornos rurales.

José María Pernas comenzó su ponencia explicando como el Plan España Digital 2025 contiene ejes estratégicos de actuación dirigidos a la transformación digital en entornos rurales. Destacó varios ejes como garantizar la conectividad digital en zonas rurales con una cobertura de 100 Mbps en 2025 o impulsar la digitalización de las Administraciones Públicas.

Luego destacó la Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico que contiene como objetivo transversal garantizar la plena conectividad territorial a través de una cobertura de internet de banda ancha, así como asegurar una adecuada prestación de servicios básicos.

Como instrumento más importante para digitalizar el medio rural entre otras cuestiones han sido los Fondos EU Next Generation aprobados por el Consejo Europeo en julio de 2020, dotando de 723.000 millones de euros del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia a los Estados Miembros para hacer frente a las consecuencias económicas y sociales de la pandemia. En España, tras la aprobación del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, se espera que se le destinen 140.000 millones de euros. Parte de estos fondos van a ir dirigidos a conectividad, ecosistemas resilientes y lucha contra la despoblación, comentaba el ponente.

También se hizo referencia a los denominados Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (o PERTEs), siendo planes tractores que parten del sector privado y municipios. Relacionados con la digitalización y del mundo rural destacó el PERTE Agroalimentario y el PERTE de digitalización del ciclo del agua. Analizando estos Planes, llegó a la conclusión que lo digital va unido a la sostenibilidad o lo ecológico, siendo temas que se interrelacionan constantemente.

En cuanto a los instrumentos jurídicos para la ejecución de los Fondos del Plan de Recuperación, el Real Decreto-ley 36/2020 ofrece varios destinados a agilizar la contratación pública, comentaba Pernas Alonso. Recordó que los municipios no van a gestionar las subvenciones, sino que serán beneficiarias, por lo que es el Estado y las Comunidades Autónomas los que gestionarán las ayudas. En varias de las convocatorias de subvenciones el sistema de concesión de ayudas será de concurrencia no competitiva, adjudicando la subvención según el orden de llegada de solicitudes y no por la calidad del proyecto, de ahí que Pernas Alonso advirtiera a los municipios de que no se demoren en enviar su solicitud.

Otro apunte del ponente fue aclarar que conforme al Real Decreto-ley 36/2020, y siempre que la convocatoria lo permita, podrán solicitar estos fondos agrupaciones sin personalidad jurídica públicas o privadas, pudiendo haber municipios que se asocien con entidades privadas.

Luis Fernández Martín se centró en exponer qué programas de ayudas específicos bajo el marco del Plan de Recuperación se están destinando a digitalizar el medio rural.

Comenzó analizando la convocatoria de subvenciones destinadas a la transformación digital y modernización de las administraciones de las entidades locales. Estas ayudas van destinadas a subvencionar proyectos de modernización y digitalización de las administraciones locales. El ponente aclaró que el plazo de la convocatoria publicada para municipios de más de 50.000 habitantes ya ha finalizado, pero que desde Gabeiras & Asociados se han centrado en estudiar sus bases reguladoras “para estar preparados para la llegada de la siguiente convocatoria destinada para municipios de menos de 50.000 habitantes”.

Otro grupo de ayudas en el que se detuvo más fue el Programa Kit Digital. Este Programa tiene como objetivo el despliegue de soluciones digitales para digitalizar pequeñas y medianas empresas, microempresas y personas en situación de autoempleo. La ayuda en sí se da en formato de “bono digital”, pudiendo así el beneficiario cederlo a los denominados “Agentes Digitalizadores” y que estos presten la solución digital elegida. Fernández Martín hizo hincapié en que actualmente el plazo está abierto para la primera convocatoria destinada a empresas de entre 10 y 50 empleados, así como que habrá otras dos convocatorias para empresas de entre 3 y 9 empleados, y microempresas que tengan entre 0 y 3 empleados.

Luego informó de la existencia de otras convocatorias de ayudas, cuyo fin era la digitalización de diversos sectores. Enumeró diversas ayudas relacionadas con la movilidad sostenible, turismo, emprendimiento, igualdad de género y el sector audiovisual.

Patricia Gabeiras cerró el acto reflexionando sobre la accesibilidad a estos fondos. La complejidad técnica de las convocatorias puede llevar a que acabe en manos de unos pocos, no pudiendo acceder a los mismos la inmensa mayoría de los ciudadanos. Es por ello que la ponente puso sobre la mesa el objetivo de colaborar para que los fondos lleguen a todos. Especial mención tuvo al tejido cultural como destinatario de las ayudas, alegando que los fondos deben llegar a las industrias creativas, sobre todo enfocándose en aquellas empresas de menos de tres trabajadores o autónomos.

Enlace a la grabación del aula: https://vimeo.com/720667531